viernes, 15 de agosto de 2008

'Crematorio', de Rafael Chirbes

Una de esas novelas irritantes por lo que pudo haber sido y no fue. Una mesa de delicadas formas decorativas que cojea y resulta de uso imposible. La prosa es excelente, la caracterización de los personajes perfecta, pero la sucesión de monólogos provocados por un hecho concreto acaban por fatigar al lector, que en seguida comprende que nada se desarrolla, el novelista es una especie de notario que da fe de lo que ocurre en un momento dado con técnica exquisita y mucha profundidad, pero al final todo parece un artificio creado en aras de dar forma literaria a un discurso que bien podría quedarse en político, periodístico o sociológico. En realidad no crea personajes, sino que caracteriza arquetipos, e introduce la mano en su cuerpo de madera para hacerlos hablar. Me recuerda a Lobo Antunes, son autores de un solo libro, y uno no entiende la incompatibilidad entre su estilo y la narración -especialmente cuando no faltan ocasiones en que la intentan con extremo pudor, como pidiendo perdón-. Esta clase de libros precisan siempre de una reseña que los complete, algo del estilo 'impresionante retrato generacional', 'fotografía de un país y de una época' o 'magistral exploración de la memoria colectiva'. Sí, Crematorio es todo eso pero podría y tal vez debería ser algo más. Quizá lo intente con otras novelas de este autor. Recuerdo que hace años leí un libro suyo de ensayos en Anagrama, bastante interesante. Tengo "La larga marcha", que provocó ácidas críticas de manera casi unánime, así que a lo mejor me decido por él -teniendo en cuenta las también unánimemente elogiosas que ha recibido la última-.
Entretanto, y alternándolo con Iris, leo a ratos los cuentos de Ricardo Menéndez Salmón ('Gritar', en Lengua de Trapo). Una voz disonante en la nueva narrativa española por la calidad de su prosa y su -me temo- insolente invocación de la tradición literaria. Recuerdo una entrevista genial en Quimera, donde sacaba los colores a los adocenados 'congresistas' de la última tribu novelesco-juvenil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario