domingo, 5 de octubre de 2008

Rufus Wainwright en la Ciudad de la Luz (ahora, lo que importa).

Comenzó con 'The art teacher', una de las mejores canciones que uno ha podido escuchar en su vida. Apareció antes con un traje espectacular de esos que lleva últimamente, y con ademanes un tanto tímidos. Pero, como dijo al final, su relación con España es una de las cosas más maravillosas que están ocurriendo en su vida, y pronto se fue animando con comentarios divertidísimos sobre nuestro país, su afición por los pastelillos morunos y el jaleo que se hacía con los nombres de las ciudades. Musicalmente estuvo extraordinario, como siempre. Los temas nunca suenan despojados en acústico, porque su voz los arropa y consigue que apenas pierdan matices. Sonaron hermosas y emocionantes "Want", "Rebel Prince", "Grey Gardens", "Not ready to love", y encantadora "Sanssouci", sólo con la guitarra. Hizo dos bises en los que incluyó temas de su primer disco, al que siempre vuelve, como "Danny Boy" y finalizó con "Cigarettes and Chocolate Milk", "Poses" y, cómo no, "Hallelujah". El cariño de la gente lo obligó a salir ese par de veces, pese a que se le notaba algo cansado, sin duda la gira en solitario está siendo larga.
Si hay algo que pueda definir los conciertos de Rufus es la sensación de cercanía y de casi familiaridad que se desarrolla entre el artista y su audiencia. Aparte de escuchar su música, lo que le apetece a la gente es salir de copas y hablar con él o llevárselo a cenar. Y, por otro lado, el propio Rufus no evita comentar con absoluta espontaneidad lo que se le pasa por la cabeza, ya sea referido a su familia, a sus sentimientos o a los errores que puede cometer en la interpretación, por supuesto que siempre con el sentido del humor habitual -y que, en primer lugar, se aplica a sí mismo-. Pero todo ello no sería suficiente si no estuviese auspiciado por un repertorio musical que ya es clásico, y que uno no se cansa de escuchar.
Cuando uno se siente melancólico por el contraste entre los momentos efímeros de belleza y la aburrida, inacabable y burda presión de lo cotidiano... ¡qué mejor que hacer una lista!. Mis diez temas preferidos de Rufus, aunque está difícil:
1.- The art teacher
2.- Going to a town
3.- Tiergarten
4.- Grey gardens
5.- The one you love
6.- Natasha
7.- Go or go ahead
8.-Between my legs
9.-Want
10.- Sanssouci
Toda ellas son como pequeños suplementos vitamínicos que ayudan a sobrellevar el día a día. Hagan la prueba: cuando vean una foto de Carlos Fabra tarareen eso de Tadzio, oh, Tadzio, oh... Puedo asegurarles que se sentirán mejor.

3 comentarios:

  1. OH SANSOUCI, tan preciosa como el parque... enhorabuena por tu blog... no todos los días se encuentra una con un fan de Morrissey, ya hablaremos

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy Belen una amiga de Sonia. Y debo decir que el concierto de Alicante fue una maravilla. He visto tu post en el RWMB (alli soy blondie). Lo pasamos fenomenal y Rufus un encanto como siempre, es un genio, y un genio asequible y humano (eso es lo que mas me gusta de él). Enhorabuena por tu blog. Ah y debo decir, que ahora no soy tan fan de Morrisey, pero cuando escucho "This charming man" miles de recuerdos vuelven a mi mente.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Belén,

    para nosotros era el tercer concierto de Rufus. El primero fue en Barcelona, en Razzmatazz, y en el segundo en el FIB de 2.006, después de Morrissey (imagínate qué tarde). En este último hubo una anécdota bonita, y es que Lucy, la hermana pequeña de Rufus, comnenzó a repartir bengalas entre el público al tiempo que nos pedía que cantásemos el 'Cumpleaños feliz' en un momento dado. La verdad es que luego la gente no se enrolló demasiado, pero fue una de esas ocasiones en que te das cuenta de la grandeza y, como tú dices, la humanidad de un artista. Aquella noche todos fuimos parte de su familia, de algún modo. Al final del concierto, Nuria lamentaba no haber tenido algo para regalarle, aunque fuese un colgantillo o cualquier tontería. Es un poco indignante que en todos los artículos de prensa se refieran a Rufus hablando de su supuesto "ego" o de lo convencido que está de ser el más grande. Es ya como un tópico inamovible.

    Bueno, y como Presidente de la "Asociación para la recuperación de fans de los Smiths que posteriormente han abandonado a Morrissey", te sugiero que vuelvas a escuchar sus discos en solitario. Soy muy diversos (aunque ahora no lleva buena camino, parece ser) y merecen la pena.

    ResponderEliminar