lunes, 8 de febrero de 2010

Una biblioteca.

El olor y sus recuerdos


de aquel muchacho vencido


que buscaba entre las páginas


maneras de no morirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario