domingo, 13 de junio de 2010

'El hombre que espera.'

Bueno, pues ya está disponible mi novela corta "El hombre que espera", como siempre en descarga gratuita en e-book y mediante pago en papel.


Aunque he venido hablando de ella en posts anteriores, reitero algún comentario. Primero, una suerte de sinopsis, destinada como en cualquier otro libro a ser insuficiente:


Quién no conoce a The Cherry Sisters. Quién no ha bailado o tarareado alguno de sus grandes hits, como “Forever in love” o “Love me forever”. Ningún otro grupo pop de nuestro país alcanzó tanto éxito en Europa y Estados Unidos, fueron las que más vendieron, las que más conciertos hicieron, las que ocuparon más portadas de revistas y las que más veces incluyeron la frase “me dejaste sin decir adiós”, en inglés o español, a lo largo de su discografía. Claro que treinta años después, a punto de su retirada, las cosas han cambiado un tanto. Desde hace tiempo son una rareza kitsch, objeto de crueles parodias y el desdén del público que tanto las encumbró. De ahí que el encargo que recibe un cínico y prestigioso periodista político para cubrir su último concierto, en Ventura, pueda ser interpretado como un castigo y una humillación a cargo de sus poderosos enemigos. Resignado a llevar a cabo la tarea, nada le habría hecho imaginar que se convertiría en la más memorable de su trayectoria.
“El hombre que espera” trata de sortear la luz del éxito y colarse en sus trastiendas para conocer las manos invisibles que, en soledad, lo sostienen.



Este libro empezó como un proyecto ligero y humorístico, y sin embargo ha acabado por convertirse en uno de los más personales, de forma quizá paralela a la que el narrador de la historia, periodista egocéntrico, cínico y mala sombra, evoluciona a medida que su campo de observación se mueve hacia lugares menos evidentes. Echando la vista atrás me doy cuenta de lo mucho que me divertí en la primera parte, y lo que me costó la segunda. Las conclusiones que puedan extraerse de todo ello quedan al criterio del eventual lector o lectora. También me ha provocado satisfacción el hecho de que se trate de un camino, si no novedoso, al menos poco explorado en mis escritos anteriores. Lo mismo ocurre, pienso, con "Apuntes para una biografía" del profesor Faure", de corte borgiano en algunos aspectos, y tercer título de la colección de novelas cortas que formará "Zonas de sombra". Todas ellas tenían determinadas notas comunes que me hicieron pensar en reunirlas separándolas del resto de relatos cortos que compondrán "Junto al fuego".



Lamento la cursilería, pero quien se dedique a ello sabrá de lo que hablo: cuando uno concluye la escritura de un libro y todos sus trámites de maquetación, etc., se queda medio exhausto, y tristón. En especial cuando debes hacerlo robando con esfuerzo horas al trabajo y las exigencias cotidianas.



Aparece en una maquetación y tamaño nuevos de Bubok, si me convence pasaré en las próximas fechas "Los nuevos" y "El lugar del enemigo", por ir dándole coherencia a todo.



"El hombre que espera" presenta a un grupo pop imaginario formado por dos hermanas gemelas completamente kitsch, incapaces de aceptar su declive, habitantes en realidad de un mundo paralelo de insoportable dulzor. Así que he ido reuniendo canciones a medida que trabajaba en la revisión -cuando se trata de la escritura a mano no puede distraerme excesivamente la música- y he creado un par de listas de Spotify cuyos links introduzco:


1.- "The Cherry Sisters. (Música relacionada con 'El hombre que espera', I)": compuesta fundamentalmente por música hortera, así de sencillo. Bueno, exagero un poco porque hay canciones notables a las que tengo mucho cariño, pero otras en las que se me escapaba la risa al imaginar que las hermanas las habrían grabado sin duda. La de Goldfrapp, por ejemplo, marca el tono, y también este single reciente de 'Hurts'. No podía faltar Kylie, tal vez la Cherry Sister más aproximada en el mundo real (aunque sin el cerebro hueco y el cachondeo), y un frenesí final en el que aparecen temas citados en el relato, como la horterísima Xanadu (que por cierto ha versioneado ahora Sharleen Spiteri) o esa delicia paródica "Pop! goes my heart" que los que me conocen saben que me define mucho mejor que las obras de Henry James. Aconsejo escuchar esta lista después de empezar a leer el libro, porque si no puede descuadrar bastante. Mi intención es que las risas que pueda, si acaso, provocar la lectura se prolongue con alguno de estos temas.





2.- "Un cuerpo sin nombre. (Música relacionada con 'El hombre que espera', II)": esta recoge una serie de canciones que reproducen de alguna manera el tono melancólico que tiene la segunda mitad del libro. Aquí sí que se contienen muchos temas que se encuentran entre mis favoritos.





Y nada más, tan sólo puedo esperar que este libro, para mí tan especial, resulte de interés para los siempre amables lectores/as.


Besos. La literatura sigue, siempre.



P.D.: ante la eventualidad de que alguien desee solicitarlo en papel, recomiendo esperar quince días, puesto que estoy a la espera de recibir ejemplares y comprobar que la edición ha quedado correcta.


P.D.: y, también como habitualmente, la pequeña y valiosísima retaguardia casolediana contará con copias en papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario