domingo, 9 de enero de 2011

Morrissey & Marr: la alianza rota", de Johnny Rogan. La historia incompleta.



Con dieciocho años de retraso se traduce al español esta suerte de biografía de The Smiths, quizá la más completa existente hasta el momento, aunque muy parca e irregular. La irregularidad procede sobre todo del desequilibrio estructural que la caracteriza: prácticamente la mitad del libro es un documentado e interesantísimo reportaje sobre los antecedentes familiares de Mozz, su infancia y sus primeros e inconcretos escarceos con el arte. Páginas que resultan bastante iluminadoras, y que incluso a los que hemos venido siguiendo al personaje nos aportan datos que quizá podíamos haber deducido pero que no por ello resultan menos interesantes. Por ejemplo, su temprano acercamiento al feminismo y los estudios de género a través de lecturas provechosas y el contacto con algunas artistas de la siempre estimulante escena inglesa. De este modo comprendemos mejor el alcance intelectual de sus manifestaciones públicas, así en lo referido al celibato, o el grado de consciencia que guiaba aquella especie de deconstruccion del arquetipo de estrella masculina del pop: las flores y abalorios, el amaneramiento teatral, Wilde...

Por otro lado el autor nos sitúa en el contexto histórico en que la familia Morrissey emigró desde Irlanda, las dificultades económicas, la escasez de oportunidades para un joven de familia humilde y el extrañamiento permanente provocado por su posición en ese otro país tan cercano y lejano a un tiempo. Mozz creció en un ambiente hostil, pero protegido por un círculo de afecto que logró sostenerlo el tiempo suficiente para que llegase su oportunidad, con un padre distinto a él pero afable y generoso y una madre cómplice. Estos días precisamente ha colgado en su web oficiosa (la de Julia Riley) una fotografía de infancia encantadora, junto a su hermana Jacqueline.



Pero entretanto hubo colas en la oficina del paro, trabajos efímeros, cartas infructuosas a los medios musicales, una vocación indefinida y algunos amigos/as que perdurarían con el tiempo. Hasta que llegó Johny Marr. Y aquí es cuando el libro pierde fuelle, avanza sorprendentemente rápido y apenas añade nada a lo ya sabido. The Smiths siempre supieron preservar su intimidad, pero es llamativo que ni siquiera con el paso del tiempo aparezcan testimonios sensacionalistas motivados por la curiosidad y las ofertas de supuestos investigadores. Rogan nos habla del problema del reparto de beneficios, los cambios de manager, la drogadicción de Rourke, el hartazgo de Marr... Aspectos bien conocido para cualquier seguidor de la banda. Hubiésemos esperado una mínima indagación sobre lo que parece anunciar el título, la ruptura de esa alianza que creó las canciones pop más inolvidables de las últimas décadas. Sin embargo tampoco podemos hacerle demasiados reproches al autor, puesto que todo parece indicar que no existió "una" causa, sino esa mezcolanza de agotamiento, presiones, representantes, viajes, exigencias mercantiles y demás percances que suelen truncar los mejores proyectos.

En cuanto a la carrera discográfica del grupo, adolece el libro de un mayor detenimiento en la elaboración de los discos, claro que aquí se nota la dificultad de acceso a las fuentes primarias, los dos creadores. Algo pudo hablar con Marr, pero de Mozz sólo sabemos que al poco de ser publicado este título le deseó públicamente que encontrasen el cuerpo de Rogan en alguna cuneta, atropellado por un camión o algo así.

El paso del tiempo ha hecho, quizá, que la carrera de Morrissey en solitario presente mayor interés para un estudio que aquellos años demasiado rápidos y simples de The Smiths. En 1991 ya anunciaba el autor que sería su siguiente proyecto, pero no hemos vuelto a saber nada. Se tropezará, imaginamos, con mayor inaccesibilidad que el caso precedente. Pero no cabe duda de que los cambios de dirección musical y vital de Mozz necesitan de un buen estudio, esperemos que alguien se atreva.

Merece la pena no obstante la lectura de este libro, y no sólo para los habituales, sino para todos aquellos/as que tengan la fortuna de acercarse por primera vez a esa banda sonora de la diferencia que son las canciones de The Smiths, y a ese poeta atrabiliario, inteligente, tímido y arrogante, defensor de los animales, trangresor de los géneros, excelente autor y agudo humorista que tantas horas de apasionamiento y felicidad nos ha ido regalando.


Os dejo con un toque de nostalgia (por dios... qué mayores nos estamos haciendo):





2 comentarios:

  1. Doy un salto desde Facebook y le digo aquí lo que le dije allí:

    Esta biografía es típica dentro de la obra de Johnny Rogan. Con The Byrds hizo lo mismo: un alud de datos con una cierta falta de distanciamiento crítico, y a la vez excesiva frialdad con menos reflexión de la que sería deseable. En los pasajes que profundiza llega a ser cautivadora, pero definitivamente sabe a poco.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, pues no había leído nada más suyo, pero por lo que dices no es tanto la inaccesibilidad de los personajes cuanto las limitaciones del autor. Me reafirma en que el libro sobre Morrissey/The Smiths está por escribir. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar