viernes, 30 de diciembre de 2011

Mensaje de fin de año.

Estimados/as lectores/as:


Los que manejan la voz pública, esa que genera una opinión a la que se le añade el mismo adjetivo -como si ambas nos incluyesen a todos inevitablemente-, han dictaminado ya que nada bueno podemos esperar del año que viene. 

Pero no olvidemos nunca que hay algo en nuestro interior poderoso e irrenunciable, un cofre que guardamos con usura y cuya llave escondemos del mundo, y a veces de nosotros mismos. Lo que protege en su interior es todo aquello que nos define: nuestros gustos y opiniones, anhelos de felicidad, decisiones de ocio, planes locos, risas, música, libros -espero que muchos-, películas, paseos, besos y caricias, sentimientos de afecto y empatía hacia los otros -personas, animales-, proyectos de futuro. 

No podemos permitir que nadie atraviese nuestras defensas, abra el cofre de una patada y lo vacíe delante de nuestros ojos. Es quizá lo mejor que podemos desearnos para 2012. 

Resumiendo: sed dignos y felices.


Y no se me ocurre manera mejor de empezar el año que ésta: Boo Shuffle, el nuevo single de The Pipettes. Si viendo el vídeo no sonríes y tarareas, la marea oscura te está alcanzando...




No hay comentarios:

Publicar un comentario