lunes, 23 de enero de 2012

Motivos de esperanza.


Varias noticias que te hacen recuperar la esperanza en este mundo nuestro que día a día parece estar cayéndose a pedazos, y donde la lógica de los mercados nos impone una relación tasada de preocupaciones, fuera de la cual nada debe distraernos:



Sobran comentarios


-Los alimentos servidos durante la Olimpiada de Londres tendrán en cuenta el bienestar animal.
Aunque no se ha conseguido todo lo deseable, uno, que es un posibilista, contempla con entusiamo que en una cita de tanta relevancia mundial se introduzca al menos el debate. Esto marcha. Las cosas están cambiando, al igual que ocurrió con la violencia de género, los protocolos de acoso sexual en el trabajo o lenguaje no exista hace años. Hay que ganar el futuro, aunque el presente sea decepcionante.



Vaya vaya, parece que esta clase de preocupaciones no sólo afecta a los ociosos y prósperos (bueno, antes) occidentales. El cambio llegará, y será mundial. El triunfo de la razón es contagioso.



¡Pero bueno! ¿No se nos dice siempre que este tipo de cosas son entelequias que se cargarían en sistema productivo y generarían hambrunas supersónicas? ¿Es Bélgica un lugar de otro planeta o sencillamente es posible ponerse a trabajar en cosas así?


Mira tú por donde el mundo parece hoy un poco más bonito. De verdad, somos capaces de todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario