domingo, 11 de marzo de 2012

El informe de la Real Academia sobre “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”. Los huevos encima de la mesa.


Por fin. Ya era hora, coño. Sabrá el amable lector (la amable lectora, a lo suyo, al Hola) que la máxima autoridad lingüística ha escrito un informe de gran altura científica en la que viene a poner orden en el pifostio que habían organizado las feministas radicales con el idioma español. Sabido es por todos ustedes que buena parte del déficit presupuestario que nos asola procedía de la implementación de una policía idiomática compuesta por violentas mujeres sin sujetador, contrarias a la familia y la maternidad –merendaban niños con nutella-, que porra en mano y ciento volando patrullaban por centros escolares, parlamentos y redacciones periodísticas dispuestas a detener, empleando la fuerza si fuere necesario, y encerrar a todo aquel que osase no seguir sus directrices sobre lo que debía o no escribirse en este país. Como consecuencia de ello no sólo nos hemos gastados cientos de miles de millones de euros, sino que las cárceles están saturadas de librepensadores y científicos de la lengua, por no mencionar las purgas, revanchas y denuncias que sufrieron todos los mártires de la causa. Menos mal que alguien ha decidido dar un paso al frente.

El informe sale ahora, precisamente ahora, con el cambio de gobierno recién horneado y una mayoría absoluta incontestable sobre la mesa. Pero ello es pura casualidad, vamos, nada de guiño al poder o aprovechamiento de la situación, no, no, hablamos de ciencia, caballeros.

Porque es bien sabido que la lingüística lo es, como el derecho, como la política o la economía, las cosas de tíos, coño. Los estudios de género, por muchas supuestas especialistas mundiales, años de tradición, bibliografía filosófica, antropológica, jurídica, etc., que dicen que existe, no dejan de ser pequeñas manifestaciones de la histeria típicamente femenina. De ahí la apelación que se realiza en el informe a que, cuando las tías éstas quieran tocar las narices con algo, consulten previamente a “los especialistas”. Vamos, al igual que ocurre en el derecho o la psicología, por poner un ejemplo, que siempre que publican una guía o norma en la que de alguna manera se incide en el lenguaje existe un informe previo y vinculante de la Real Academia, a que sí.

Bueno, el caso es que el lingüista que firma este informe pega un puñetazo sobre la mesa que ha sido recibido con lágrimas de emoción por esos sectores oprimidos que todos conocemos. El tal Ignacio Bosque se limita, con impecable rigor científico, insistimos, a exponer una serie de conclusiones estrictamente relacionadas con su ciencia. Nunca, en una sola línea a lo largo de su escrito, introduce juicios de valor ajenos a la especialidad que ejerce, y menos aún en lo que atañe a las cuestiones de género. Veamos una serie de ejemplos:


A manera de ilustración, indicaré tan solo que conozco mujeres (algunas, sumamente prestigiosas) que consideran ofensivo el establecimiento de cuotas que regulen su acceso a puestos de responsabilidad, sea en el número de ministras o de directoras generales que deben formar parte del Gobierno, el de catedráticas que deben enseñar en una determinada universidad, el de miembros femeninos de un comité o de un jurado o el de cirujanas de un hospital.

(Incuestionable dato estadístico: "conoce mujeres")

Hay acuerdo general entre los lingüistas en que el uso no marcado (o uso genérico) del masculino para designar los dos sexos está firmemente asentado en el sistema gramatical del español, como lo está en el de otras muchas lenguas románicas y no románicas, y también en que no hay razón para censurarlo. Tiene, pues, pleno sentido preguntarse qué autoridad (profesional, científica, social, política, administrativa) poseen las personas que tan escrupulosamente dictaminan la presencia de sexismo en tales expresiones, y con ello en quienes las emplean, aplicando quizá el criterio que José A. Martínez ha llamado despotismo ético en su excelente libro El lenguaje de género y el género lingüístico (Universidad de Oviedo, 2008).

(Es bien conocido que las guías de uso del lenguaje no sexista tienen fuerza de ley, y los varones que no las utilicen estrictamente son emasculados en plaza pública.)

Si la mujer ha de sentirse discriminada al no verse visualizada en cada expresión lingüística relativa a ella, y al parecer falla su conciencia social si no reconoce tal discriminación, ¿cómo establecemos los límites entre lo que su conciencia debe demandarle y el sistema lingüístico que da forma a su propio pensamiento? Si no estamos dispuestos a aceptar que es la historia de la lengua la que fija en gran medida la conformación léxica y sintáctica del idioma, ¿cómo sabremos dónde han de detenerse las medidas de política lingüística que modifiquen su estructura para que triunfe la visibilidad?

(Ahí sí que lleva razón: la historia lo fija todo. Desde el uso de la lengua al sexo de los cargos directivos y decisorios en los centros de poder, desde el reparto de roles en el hogar a los objetos de consumo compartimentados por géneros... Y lo que fija la historia, fijado queda. Por cierto... ¿quién es "la historia?, ¿quién la crea, la escribe, la petrifica? Ah, que lo hace sola...)

Un buen paso hacia la solución del “problema de la visibilidad” sería reconocer, simple y llanamente, que, si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos, no se podría hablar.

(Hay, esas comillas en el "problema de la visibilidad"... Si es verdad que el lenguaje lo dice todo sobre nosotros.)

Llama la atención el que sean tantas las personas que creen que los significados de las palabras se deciden en asambleas de notables, y que se negocian y se promulgan como las leyes.

(En este punto nuestro héroe se lanza al vacío y critica a la propia institución a la que pertenece, qué grande.)

En fin, como vemos, este francotirador del pensamiento, ajeno a cualquier cosa que pudiere parecerse a una “asamblea de notables” (la Real Academia es el foro de la ciencia meritocrático por excelencia) deja en pelota picada a las feministas con argumentos escrupulosamente científicos. Al final del informe se le ha pasado incluir la bibliografía revisada para elaborarlo, especialmente en lo que atañe a los estudios sobre lenguaje y sexo. Seguramente se trata de un mero error, o de que en realidad no pasan de tres o cuatro folletos los que puedan existir. En fin, incluyo algunas referencias al respecto, y me detengo en la eme, para no atorar el blog, pero que no lo tome el lector como algo serio, ya que las cosas serias son otras, como decíamos al principio, y esto son pajas mentales de las radicales feministas (y un puñado de tíos mariquitas que las apoyan).


ACUÑA FRANCO, S. et al. (1995): Coeducación y tiempo libre, Madrid, Popular.
ADAMS, K. L. y N. C. WARE (1994): «Sexismo y lenguaje: las implicaciones lingüísticas de ser mujer», en E.
Larrauri (comp.), Mujeres, derecho penal y criminología, Madrid, Siglo XXI de España Editores.
ALARIO TRIGUEROS, C. (1995): «El discurso, desde un perspectiva de género», Mujeres, 18, págs. 12-13.
ALARIO TRIGUEROS, C. y A. DÍEZ GONZÁLEZ (1993): «Hacia una enseñanza no sexista de la lengua extranjera», en
VV. AA., Tras la imagen de la mujer. Guía para enseñar a coeducar, Palencia, SUENS.
ALARIO, C. et al. (1995): NOMBRA. En femenino y en masculino. La representación del femenino y el masculino en
el lenguaje, Madrid y Sevilla, Instituto de la Mujer e Instituto Andaluz de la Mujer.
ANDRÉS CASTELLANOS, S. de (1999): «Sexismo y lenguaje. El estado de la cuestión: reflejos en la prensa», en J.
Garrido Medina (ed.), La lengua y los medios de comunicación, Actas del Congreso Internacional celebrado
en la Universidad Complutense de Madrid en 1996, Madrid, Universidad Complutense, I, págs. 258-266.
ARIAS BARREDO, A. (1995): De feminismo, machismo y género gramatical, Valladolid, Universidad.
ASKEW, S. y C. ROSS (1991): Los chicos no lloran: el sexismo en educación, Barcelona, Paidós (trad. de L.
Botella).
BALAGUER, CALLEJÓN, M. L. (1985): La mujer y los medios de comunicación de masas: el caso de la publicidad
en televisión, Málaga, Arguval.
BENGOECHEA, M. (1995): «El sexismo en el discurso», Mujeres, 18, págs. 4-5.
— (1997a): «Lenguaje público y voz femenina», Revista de Occidente, 190, págs. 31-44.
— (1997b): «¿Es posible reformar la lengua?», Perspectivas, 5, págs. 11-13.
— (1999): «NOMBRA en femenino y en masculino: sugerencias para un uso no sexista del lenguaje en los medios
de comunicación», en J. Garrido Medina (ed.), La lengua y los medios de comunicación, Actas del
Congreso Internacional celebrado en la Universidad Complutense de Madrid en 1996, Madrid, Universidad
Complutense , I, págs. 267-281.
BOLINCHES, E. (1987): «Mujer y medios de comunicación», en Seminario sobre «Mujer y medios de comunicación
», Valencia, RTVE
CALERO FERNÁNDEZ, M. A. (1991): «Los sexos y el sexo en los tacos. Una cuestión etnolingüística», en Actas de
las VIII Jornadas de Investigación Interdisciplinaria. Los estudios sobre la mujer: de la investigación a la
docencia, Madrid, Universidad Autónoma, págs. 377-385.
— (1992): «Términos y expresiones sexistas en español: los “duales aparentes” y los tacos», en Actas do XIX
Congreso Internacional de Lingüística e Filoloxía Románicas (Santiago de Compostela, 1989), págs. 371-380.
— (1999a): Sexismo lingüístico. Análisis y propuestas ante la discriminación sexual en el lenguaje, Madrid,
Narcea.
— (1999b): «Vestigios de diferencias de género en el léxico del matrimonio», en En Femenino y en Masculino.
(Cuaderno de educación no sexista nº 8), Madrid, Instituto de la Mujer, págs. 50-59.
— (1999c): «Los estereotipos sexuales en el léxico de la familia y en los nombres propios», en M. D. Fernández
de la Torre, A. M. Medina Guerra y L. Taillefer de Haya (eds.), El sexismo en el lenguaje, Málaga, CEDMA,
págs. 17-50.
CAMPILLO, N. y E. BARBERÁ (coords.) (1993): Reflexión multidisciplinar sobre la discriminación sexual, Valencia,
NAU llibres.
CARBÓ, C. et al. (2001): «Estrategias gramaticales del castellano y del catalán para evitar un uso no sexista del
lenguaje en la comunicación epistolar política», en M. C. Ayala Castro, E. Fernández Soriano y M. D. Fernández
de la Torre Madueño (coords.), Jornadas de comunicación y género, Málaga, CEDMA, págs. 87-102.
CAREAGA, P. (1984): «¿Se puede acabar con el sexismo en el lenguaje», Acción Educativa. Boletín Informativo,
28, págs. 11-14.
CASTILLO CARBALLO, M. A. y J. M. GARCÍA PLATERO (2001): «Responsabilidad del periodista ante la discriminación
lingüística», en M. C. Ayala Castro, E. Fernández Soriano y M. D. Fernández de la Torre Madueño (coords.),
Jornadas de comunicación y género, Málaga, CEDMA, págs. 103-110.
CATALÁ GONZÁLVEZ, A. y E. GARCÍA PASCUAL (1987): Una mirada otra, Valencia, Generalidad.
— (1993): «Lenguaje e ideología sexista», en N. Campillo y E. Barberá (coords.), Reflexión multidisciplinar sobre
la discriminación sexual, Valencia, NAU llibres, págs. 135-182.
— (1995): Ideología sexista y lenguaje, Barcelona, Octaedro.
CREMADES NAVARRO, M. Á. et. al. (1991): Materiales para coeducar. El comentario de texto: aspectos cautivos,
Madrid, Mare Nostrum.
CRUZ CABANILLAS, I. DE LA y C. TEJEDOR MARTÍNEZ (1999): «El sexismo en el lenguaje y lo políticamente
correcto», en M. D. Fernández de la Torre Madueño, A. M. Medina Guerra y L. Taillefer de la Haya (eds.), El
sexismo en el lenguaje, Málaga, CEDMA, págs. 353-364.
DEMONTE, V. (1982a): Lenguaje y sexo, ideología y papeles sociales, Madrid, Akal.
— (1982b): «Lenguaje y sexo: Notas sobre lingüística, ideología y papeles sociales», en M.A. Durán (comp.),
Liberación y utopía, Madrid, Akal, págs. 61-80.
— (1982c): «Naturaleza y estereotipo: la polémica sobre un lenguaje femenino», en Nuevas perspectivas sobre la
mujer. Actas de las Primeras Jornadas de Investigación Interdisciplinar, Madrid, Universidad Autónoma, págs.
215-252.
— (1991a): «Lengua: el lenguaje en la escuela y el sexismo lingüístico», en C. Bernis et al. (eds.), Actas de la VII
Jornadas de Investigación Interdisciplinar. Los estudios sobre la mujer: de la investigación a la docencia,
Madrid, Instituto Universitario de Estudios de la Mujer, Universidad Autónoma, págs. 281-286.
— (1991b): «Sobre la expresión lingüística de la diferencia», en C. Bernis et al. (eds.), Actas de la VII Jornadas de
Investigación Interdisciplinar. Los estudios sobre la mujer: de la investigación a la docencia, Madrid, Instituto
Universitario de Estudios de la Mujer, Universidad Autónoma, págs. 287-299.
— (1991c): «El trato desigual y su manifestación en el lenguaje», en Actas de las II Jornadas internacionales de
coeducación: La enseñanza de la lengua y la literatura, Valencia, Generalidad, págs. 143-152.
EISENBERG, D. (1985): «The Editor’s Column. Grammatical Sexism in Spanish», Journal of Hispanic Philology,
9 (3), págs. 189-196.
ENCABO, E. (2000): «El lenguaje, elemento configurador de estereotipos sexistas: ¿una cuestión retórica o una
diáfana relidad?», Interlingüística, 10, págs. 109-113.
ERRAZU COLÁS, M. Á. (1995): Recomendaciones para un uso no sexista del lenguaje, Zaragoza, Instituto Aragonés
de la Mujer-Gobierno de Aragón.
ESTÉVEZ FLORES, M. del M. (2001): «El discurso femenino en el espacio político: la intertextualidad vista desde la
perspectiva de género», en M. C. Ayala Castro, E. Fernández Soriano y M. D. Fernández de la Torre Madueño
(coords.), Jornadas de comunicación y género, Málaga, CEDMA, págs. 111-125.
FAGOAGA, C. (1987a): Umbral de presencia de las mujeres en la prensa española, Madrid, Instituto de la Mujer.
— (1987b): «El sexismo más mediático», en Seminario sobre «Mujer y Medios de Comunicación Social», Valencia,
RTVE.
FERNÁNDEZ LAGUNILLA, M. (1991): «Género y sexo: ¿controversia científica o diálogo de sordos?», en C. Bernis
et al. (eds.), Actas de la VII Jornadas de Investigación Interdisciplinar. Los estudios sobre la mujer: de la
investigación a la docencia, Madrid, Instituto Universitario de Estudios de la Mujer, Universidad Autónoma,
págs. 319-327.
FERNÁNDEZ DE LA TORRE, M. D., A. M. MEDINA GUERRA y L. TAILLEFER DE HAYA (eds.) (1999): El sexismo en
el lenguaje, Málaga, CEDMA, 2 vols.
FORGAS BERDET, E. (1986): «Sexo y sociedad en el último DRAE», Universitas Tarraconensis, 10, Tarragona,
págs. 79-100.
FRANK, F. W. (1985): «El género gramatical y los cambios sociales», Español Actual, 43, págs. 27-50.
FRANK, F. W. y P. A. TREICHLER (1989): Language, Gender, and Profesional Writing: Theoretical Approaches and
Guidelines for Nonsexist Usage, Nueva York, The Modern Language Association.
FUERTES OLIVERA, P. A. (1991): «“MS”: un ejemplo de empeoramiento semántico», en C. Bernis et al. (eds.),
Actas de la VII Jornadas de Investigación Interdisciplinar. Los estudios sobre la mujer: de la investigación a la
docencia, Madrid, Instituto Universitario de Estudios de la Mujer, Universidad Autónoma, págs. 363-369.
— (1992): Mujer, lenguaje y sociedad: los estereotipos de género en inglés y en español, Madrid, Ayuntamiento
de Alcalá de Henares.
GARCÍA MESEGUER, A. (1977): Lenguaje y discriminación sexual, Barcelona, Montesinos.
— (1982): «El lenguaje y los sexos», en Nuevas perspectivas sobre la mujer. Actas de las Primeras Jornadas de
Investigación Interdisciplinar, Madrid, Universidad Autónoma, págs. 80-90.
— (1991): «Sexo, género y sexismo en español», en Actas de las VII Jornadas de Investigación interdisciplinar.
Los estudios sobre la mujer: de la investigación a la docencia, Madrid, Universidad Autónoma, págs. 329-342.
— (1993): «Género y sexo en el nuevo diccionario de la Real Academia», Política Científica, 37, julio, págs. 51-56.
— (1994): ¿Es sexista la lengua española? Una investigación sobre el género gramatical, Barcelona, Paidós.
— (1997): «Sexismo lingüístico y ambigüedad semántica», Política Científica, 27, noviembre, págs. 59-60.
— (1999): «El español, una lengua no sexista», en M. D. Fernández de la Torre Madueño, A. M. Medina Guerra y
L. Taillefer de la Haya (eds.), El sexismo en el lenguaje, Málaga, CEDMA, págs. 51-76.
GARCÍA SAENZ, J. M. (1995-1996): «Dos momentos en el estudio del sexismo lingüístico: el caso del español»,
Revista de la Facultad de Humanidades de Jaén, 4-5, págs. 19-34.
GÓMEZ TORREGO, L. (1996): «Algunas observaciones sobre el género gramatical en el Diccionario de la RAE de
1992», Español Actual, 65, págs. 69-70.
GONZÁLEZ ÁLVAREZ, C. y F. ZARAGOZA CANALES (1999): «Usos sexistas en el lenguaje administrativo», en M. D.
Fernández de la Torre Madueño, A. M. Medina Guerra y L. Taillefer de la Haya (eds.), El sexismo en el lenguaje,
Málaga, CEDMA, págs. 409-420.
GONZÁLEZ CALVO, J. M. (1988): «El género, ¿una categoría morfológica?», en Estudios de morfología española,
Cáceres, Universidad de Extremadura, págs. 51-73.
GONZÁLEZ IRIS, G. (1981): «Some Aspects of Linguistic Sexism in Spanish», Revista Interamericana 2 (2), págs.
204-219.
GRIJELMO, A. (20018): «El sexismo», en El estilo del periodista, Madrid, Taurus, págs. 499-517.
GUERRERO SALAZAR, S. (2001): «Medios de comunicación y estrategias lingüísticas no sexistas», Isla de Arriarán.
Revista Cultural y Científica, 17, junio, págs. 405-417.
GUERRERO SALAZAR, S. y E. A. NÚÑEZ CABEZAS (2001): «El sexismo y lo “políticamente correcto”», en M. C.
Ayala Castro, E. Fernández Soriano y M. D. Fernández de la Torre Madueño (coords.), Jornadas de comunicación
y género, Málaga, CEDMA, págs. 223-238.
HÉRITIER, F. (1996): Masculino, femenino. El pensamiento de la diferencia, Barcelona, Ariel.
IGLESIAS CASALS, I. (1990): «El género femenino o la discriminación a través del lenguaje», en M. A. Álvarez
Martínez et al. (eds.), Actas del Congreso de la Sociedad Española de Lingüística. XX Aniversario, Madrid,
Gredos, II, págs. 555-562.
INSTITUTO ANDALUZ DE LA MUJER (1999): Cómo tratar bien a los malos tratos. Manual de estilo para los Medios
de Comunicación, Sevilla, Instituto Andaluz de la Mujer.
INSTITUTO DE LA MUJER (1989): Propuestas para evitar el sexismo en el lenguaje, Madrid, Ministerio de Asuntos
Sociales, Instituto de la Mujer, 1989.
INSTITUTO DE LA MUJER: Las profesiones no tienen sexo (Cuadernos de educación no sexista nº 2).
INSTITUTO DE LA MUJER: Profesiones en femenino. Nombra desde la A hasta la Z.
INSTITUTO DE LA MUJER Y MINISTERIO PARA LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS (1993): Uso no sexista del
lenguaje administrativo, Ministerio de Asuntos Sociales, Instituto de la Mujer.
IRIGARAY, L. (1992): Yo, tú, nosotras, Madrid, Cátedra.
IZQUIERDO, M. J. (1983a): Las, los, les (lis, lus). El sistema sexo/género y la mujer como sujeto de transformación
social, Barcelona, La Sal, edicions de les dones.
— (1983b): Mujer y lenguaje, Barcelona, La Sal, edicions de les dones.
LAKOFF, R. (1981): El lenguaje y el lugar de la mujer, Barcelona, Ricou.
LEAL GARCÍA, A. (1992): «La comunicación en la escuela: entre decir y dar a entender», en Del silencio a la
palabra. Coeducación y reforma educativa, Madrid, Ministerio de Asuntos Sociales, Instituto de la Mujer, págs.
334-347.
LLEDÓ CUNILL, E. (1992): El sexismo y el androcentrismo en la lengua: análisis y propuestas de cambio, Barcelona,
ICE, Universidad Autónoma.
— (1995a): «Reflexiones sobre redactados androcéntricos», Mujeres, 18, págs. 6-7.
— (1995b): «Usos lingüísticos y género», Textos de Didáctica de la Lengua y la Literatura, 6, págs. 29-34.
— (1996): «Reflexiones sobre el sexismo y el androcentrismo. Sus repercusiones en la lengua», en A. Marco
(ed.), Estudios sobre mujer, lengua y literatura, Universidad de las Palmas de Gran Canarias y Universidad de
Santiago de Compostela, págs. 137-151.
— (1999): «Ministras y mujeres», en En Femenino y en Masculino. Cuaderno de Educación no Sexista, 8, Madrid,
Instituto de la mujer, págs. 46-49.
LODARES MARRODÁN, J. R. (1988): El campo léxico mujer en el español, Madrid, Universidad Complutense.
LÓPEZ DÍEZ, P. (2000): «La construcción mediática de género en los libros de estilo», en M. Teresa López de la
Vieja (ed.), Feminismo: del pasado al presente, Salamanca, Universidad.
LÓPEZ GARCÍA, Á. y R. MORANT (1991): Gramática femenina, Madrid, Cátedra.
LÓPEZ GARCÍA, Á. (1992): Lenguaje y discrimación sexista en los libros escolares, Murcia, Universidad.
LÓPEZ GIRALDEZ, J. (1991): «La transmisión de los códigos en educación: aprender a nombrar y a no ser nombradas
», en C. Bernis et al. (eds.), Actas de la VII Jornadas de Investigación Interdisciplinar. Los estudios sobre
la mujer: de la investigación a la docencia, Madrid, Instituto Universitario de Estudios de la Mujer, Universidad
Autónoma, págs. 301-307.
LÓPEZ VALERO, A. (1992): Lenguaje y discriminación sexista en los libros escolares, Murcia, Universidad.
— (1995): «El lenguaje y su influencia en la configuración de los estereotipos sexistas en las personas», en P.
Guerrero Ruiz y Á. López Valero (eds.), Aspectos de didáctica de la lengua y la literatura, Murcia, Universidad.
— (1996): «Lenguaje, sexismo y educación», en A. Marco (ed.), Estudios sobre mujer, lengua y literatura, Santiago
de Compostela, Universidad, págs. 153-186.
LÓPEZ VALERO, A. y E. ENCABO FERNÁNDEZ (1999): «El lenguaje del centro educativo, elemento impulsor de la
igualdad de oportunidades entre géneros: la formación permanente de la comunidad educativa», Contextos
Educativos, 2, págs. 181-192.
— (2000), «Distinta identidad de género, distinto código comunicativo: la transposición praxiológica a través de
los distintos géneros literarios», Lenguaje y textos, 16, págs. 31-37.
LÓPEZ VALERO, A. y J. M. MADRID IZQUIERDO (1998): Lenguaje, sexismo, ideología y educación, Murcia, KR.
LOZANO, I. (1995): Lenguaje femenino. Lenguaje masculino ¿Condiciona nuestro sexo la forma de hablar?, Madrid,
Minerva.
LUQUE, J. de D., A. PAMIES y F. J. MANJÓN (1997): El arte del insulto. Estudio lexicográfico, Barcelona, Península.
MAÑERU MÉNDEZ, A. (1991a): «El género: ¿accidente gramatical o discriminación no accidental?», en C. Bernis
et. at. (eds.), en Actas de las VIII Jornadas de Investigación Interdisciplinar. Los estudios sobre la mujer: de la
investigación a la docencia, Madrid, Universidad Autónoma, págs. 309-317.
— (1991b): «Lenguaje en la escuela: sexismo en el lenguaje», Infancia y Sociedad, 10, págs. 17-23.
— (1995): «Lenguaje y diferencia sexual», Mujeres, 18, págs. 2-3.
— (1997): «Nombrar la realidad que cambia: la diferencia sexual en la educación», Crítica, julio-agosto, págs.
18-20.
MARCO LÓPEZ, A. (1992): Estereotipos sexistas en diccionarios escolares, Las Palmas de Gran Canaria, Cabildo
Insular de Gran Canaria, Departamento de Literatura y Debates.
— (1994): «El sexismo en los materiales escolares. Los diccionarios», en Actas del IV Encuentro Internacional
sobre el Libro Escolar y el Documento Didáctico en Educación Primaria y Secundaria, Badajoz, págs. 305-317.
— (1995): «Materiales curriculares y sexismo», Mujeres, 18, págs. 8-10.
— (1996): «Estereotipos de género en el Diccionario de la lengua española», en A. Marco (ed.), Estudios sobre
mujer, lengua y literatura, Universidad de las Palmas de Gran Canarias y Universidad de Santiago de Compostela,
págs. 187-211.
— (ed.) (1996): Estudios sobre mujer, lengua y literatura, Universidad de las Palmas de Gran Canarias y Universidad
de Santiago de Compostela.


Vamos, que el informe deja claro que todo esto son gilipolleces, y para ratificarlo ha salido a la palestra uno de los Académicos más ilustres, Arturo Pérez Reverte, calificándolo de “zapatazo en la boca” (certera descripción). Todos conocemos bien a este valeroso caballero español, que escribe con cojones, y hace lo que se sale de la puntalapolla, un tío que a base de echar el pecho p’alante, agarrarse el paquete y decir verdades como puños ha sabido sobrevivir en zonas de guerra y ha superado con bastante éxito su fatal, eterna, dolorosa mediocridad literaria. Tiene mérito, un jabato, el tío.

Así que nada, esperemos que esta sea la primera hostia de las muchas que se van a repartir, ahora que toca, en las caras de las feministas. Ni cuotas, ni conciliaciones (léase atentamente la reforma laboral, cuántos goles se les han colado a esas listas mientras todos discutían sobre el abaratamiento del despido), ni guía, ni educaciones. A ver si vamos entendiendo que la cosa está muy mal, hay pocos puestos de trabajo, sobran tíos para desempeñarlos y, sin embargo, se necesitan con urgencia “ángeles del hogar”. Este es el clima en que nuestro amigo el francotirador ajeno a asambleas de notables ha puesto los huevos sobre la mesa. Venga, que pase el siguiente. 


(Comprenderá el lector, e incluso la lectora, que no cabe discusión cuando sólo una de las partes se arroga autoridad sobre la materia. Lo que procede en ese caso es ponerle la nariz de payaso o el bigote duchampniano, y reírse en su puñetera cara.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario