viernes, 30 de noviembre de 2012

Unas palabras de Phil Oakey. Paseos perrunos.

En una entrada anterior comenté mi devoción por The Human League, los Human League actuales, con su excelente y larga trayectoria, su encanto y elegancia y su admirable actitud de aceptación y carpe diem ante la vida.  Phil Oakey, el frontman, ha declarado hace poco en una entrevista:

"I'm healthier than I've ever been in my life because I've got a dog. Suddenly I'm a guy who can run up hills for three miles."
 
Su mujer es vegana y activista pro animales, así que este gentleman de la electrónica ha descubierto, a sus cincuenta y seis años, la fuente de salud y felicidad canina. Tener perro modifica, entre muchas otras cosas, la manera de ver y vivir tu ciudad. Esos paseos errabundos constituyen uno de los grandes placeres a los que podemos acceder, y a coste cero. Exigen, además, una actitud relajada, sin que nada que llevemos ya a cuestas en nuestra mente nos impida disfrutar del camino: el cielo abierto, la infinita diversidad de personas de vuelta a casa, las celdas de luz amarilla en los edificios, de noche, y el encuentro fortuito con otros perros -los olisqueos, juegos, rituales de respeto...-. Suele llegar un momento en que el pensamiento se libera por completo y nos hace creativos. A todos aquellos que tratamos de escribir, pintar, componer..., nos ha ocurrido alguna vez: la perfecta culminación eufórica de esos paseos consiste en regresar con una buena idea.
 
 
Seguramente Phil Oakey las tuvo en compañía de su perro, por los alrededores de Sheffield, durante el proceso de elaboración de su último y excepcional álbum, 'Credo'. Estos días están de gira por el Reino Unido para conmemorar su trigésimo quinto aniversario como banda. Es emocionante y enternecedor ver cómo agotan los aforos y la gente continúa, tanto tiempo después, entusiasmada. Recientemente el cascarrabias Morrissey ha dicho, con su retranca habitual -y que siga muchos años-, que le encanta Youtube: "así puedo ver monitorizada mi vida"... Se refería a la inmediatez con que sus seguidores suben cualquier vídeo que hayan grabado en un concierto, o por la calle, incluso aquellos en que el artista sale poco favorecido. Sin embargo los usuarios sólo podemos agradecer la posibilidad de "asistir" vicariamente a eventos maravillosos en cualquier lugar del mundo.
 
 
Así ha sido como me he sentido ocupando puesto en las primeras filas del XXXV Tour de The Human League. Aquí está el arranque del set list, con la música de la película Exodus como prólogo a la genial Sky de Credo (empieza en el minuto 2.30). Como suele suceder, el vídeo no tiene mucha calidad, pero sí que captura el pulso del momento:
 






Libros, música, alguien a quien queramos, y un perro: el secreto de la felicidad. Tantos siglos dando vueltas en torno a él y acabo de revelarlo aquí, en este humilde blog. Seguro que la posterioridad me lo reconocerá...
 

2 comentarios:

  1. Me encanto la reflexión sobre la caminata con un perro, yo a mis 37 lo he asimilado de la misma manera, de verdad es relajante. Soy fan de The human league, se que mi edad no corresponde, pero desde niña me encanta la musica electrónica, y la voz de Philp particularmente tiene un efecto de nostalgia que me encanta sentir. Como me gustaría poder disfrutar de uno de sus conciertos en Mexico. Los admiro......

    ResponderEliminar
  2. En algún momento estaremos, a un lado y otro del Atlántico, escuchando a The Human League y paseando al perro. Esa es la magia de la música. Saludos

    ResponderEliminar