jueves, 3 de enero de 2013

Apuntes de 2013: Navidades en Cold Confort Farm (Ed. Impedimenta)

Stella Gibbons nos recuerda que la gran literatura siempre ha brotado en el terreno ínfimo de los detalles: una descripción, un gesto, una escena sin aparente carga dramática. Las historias reunidas en este tomito encantador nos hablan de la soledad navideña -voluntaria a veces-, de emocionantes encuentros causales, de ilusiones hacia las que el año nuevo se muestra impiadoso... La obra de Gibbons debe leerse siempre con media sonrisa, y en un espacio cómodo y elegante que se haga merecedor del libro. A fin de cuentas la Navidad no es sino una excusa propicia para enterrar nuestra cobardía y actuar o, al menos, soñar. Incluso cuando fracasan, los personajes de estos relatos emprenden el vuelo y dibujan una trayectoria hermosa que tal vez lleve a ninguna parte, pero en ese instante mínimo nos regalan esperanza y belleza. No es un logro pequeño para una autora, aunque la visión de género que se esconde tras el canon La Haya situado en los desvanes de "lo femenino". Torpe propósito que los lectores se han encargado de dinamitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario